Martes 30.05.2017
Planetacb

FEB

Después de la tempestad, llegó la calma. Los favoritos, a semis.

Así ha terminado la primera serie de los Playoff de LEB Oro, con los claros favoritos avanzando a la siguiente ronda pese a las múltiples sorpresas acaecidas durante estos cuartos de final.

Foto: CB Breogán
Foto: CB Breogán
Después de la tempestad, llegó la calma. Los favoritos, a semis.

Tras un primer fin de semana de Playoff de LEB Oro cargado de emociones y sorpresas, las aguas -revueltas entonces- han vuelto a su cauce. Los favoritos de este baile han logrado sellar su pase a semifinales. Eso sí, algunos sufriendo más que otros.

 

  • San Pablo Burgos, el primero en cerrar su pase a semifinales:

La serie entre el cuadro burgalés y el Melilla Baloncesto se antojaba, sin duda, una de las más igualadas. Los de Alejandro Alcoba se perfilaban como una de las bestias negras a las que nadie quería enfrentarse en primera ronda, pero su rival ha sabido amainar el vendaval y cerrar la serie con contundencia. Solo ha hecho falta un partido en el Javier Imbroda de Melilla para poner fin a una eliminatoria que viajaba 2-0 a favor de los burgaleses tras hacerse con los dos encuentros -disputadísimos, eso sí- en su cancha.

El resultado final del tercer partido (76-91) no hace justicia con lo vivido en los cruces entre ambos equipos. No obstante, el conjunto de “Epi” fue capaz de dejar el resto en pista en un último cuarto casi perfecto -con un Huskic (29val) en línea ascendente- que les sirvió para dormir, esa misma noche, en semifinales de Playoff.

 

  • Ourense no pudo reponerse del golpe del tercer partido:

Sin lugar a dudas, el tercer partido de la eliminatoria entre Unión Financiera Oviedo y Ourense Baloncesto pudo ser el partido más duro para los gallegos ante su afición esta temporada. Los de Gonzalo García de Vitoria, que venían de endosar 92 puntos a su rival en tierras asturianas para enviar la eliminatoria a su territorio con 1-1 -recuperando el factor cancha-, no pudieron pasar de los 39 puntos en este tercer partido. Ello, sumado al altísimo nivel de acierto de un Unión Financiera dispuesto a no dejarse sorprender de nuevo, tuvo como consecuencia un punto fácil para los ovetenses, tras llevarse el partido por un resultado final de 39-73.

Con la eliminatoria 2-1 a favor de Oviedo, los gallegos no lograron recuperarse del duro golpe sufrido en el partido del viernes. Pese a que los de García de Vitoria fueron capaces de no bajar los brazos cuando su rival amenazaba al descanso con marcharse en el marcador, la tensión de saberse eliminado en caso de perder el partido pesó demasiado. Ourense logró devolver la igualdad casi absoluta al luminoso a falta de poco más de seis minutos para el final del partido, pero esos seis minutos terminaron siendo demasiado largos. Ni el acierto de Kapelan (18p) ni el de Flis (17p) lograron forzar el quinto partido. Oviedo quedaba clasificado para semifinales tras llevarse el cuarto partido (66-74).

 

  • Quesos Cerrato Palencia, la gloria llegó en el quinto

Quesos Cerrato Palencia ha sido, sin duda, uno de los que más ha tenido que sudar su clasificación. Su rival, Leyma Coruña, no le ha puesto las cosas nada fáciles, hasta el punto de forzar un quinto partido para decidir la eliminatoria.

Los de Tito Díaz han demostrado durante toda la serie un nivel espectacular. De hecho, tras colocar el 1-1 en tierras palentinas y recuperar el factor cancha, hicieron del tercer partido toda una declaración de intenciones. 104 puntos sumaron los gallegos en una puesta en escena casi perfecta ante sus aficionados. No obstante, Palencia estuvo también a las circunstancias del partido y, pese a que su rival golpeó primero, fue capaz de forzar el tiempo extra gracias, en gran medida, a la actuación de un Dani Rodríguez en modo MVP (37val). Ya en la prórroga, los gallegos, impulsados por sus aficionados, lograron cerrar el partido (104-94) y decantar la balanza de la eliminatoria a su favor.

El cuarto partido fue igual -o más- estratosférico que el anterior. De nuevo un partido a más de cien puntos hizo las delicias de los aficionados presentes en la cancha coruñesa. Palencia, sabedor de que una derrota les apartaría definitivamente del sueño de un nuevo ascenso, sacó a pasear todo su potencial ofensivo y logró mandar el partido al descanso con una ventaja de 15 puntos a su favor. No obstante, Leyma Coruña había llegado demasiado lejos como para bajar los brazos ahora y luchó a contracorriente hasta llegar a los minutos finales con todas las opciones del mundo. En ese punto, los referentes ofensivos de Palencia supieron no arrugarse y gracias, entre otros muchos, a un Dani Rodríguez que parece tocado por una varita (33val), cerraron el partido por 101-106 e igualaron las fuerzas en la eliminatoria, forzando un quinto partido en su casa.

Una victoria de tal calibre en el cuarto partido supuso para el cuadro castellano una importante dosis de confianza. Esa confianza se vio reflejada en un quinto partido en el que, sin embargo, a Leyma Coruña, la presión le pasó cierta factura. La actitud de todos y cada uno de los jugadores gallegos, sin embargo, fue encomiable y nadie bajó los brazos hasta el final, pese al +14 de los locales ya en el último periodo. Palencia necesitó estar más que acertado desde la línea personal para evitarse sustos mayores y sellar su pase a semifinales, sufriendo, por 83-77.

 

  • Cafés Candela Breogán tuvo que matar a Palma Air Europa tres veces:

Cafés Candelas Breogán ha sido, quizás, el que más ha sufrido de los “favoritos” en esta primera ronda para cerrar su eliminatoria. Los gallegos, pese a haber terminado la liga regular siendo el equipo más anotador, ha tenido que adaptarse al tempo que han marcado los mallorquines en -casi- todos los partidos de la serie.

Tras el 1-1 que Palma logró en Lugo en un partido a cien puntos, los de la isla dieron un pasito más hacia las semifinales en un tercer choque totalmente distinto al anterior. Si bien es cierto que ninguno de los dos equipos mandó con contundencia a lo largo del partido, los locales supieron gestionar mejor los minutos finales y tiraron del empuje de un Mikel Úriz que sabe bien lo que es jugar este tipo de partidos. Así, la balanza se gestionaba ligeramente a favor de Palma tras conquistar el tercer partido por 64-58.

El cuarto partido la serie más loca de la primera ronda volvió a devolver la igualdad a la serie. Cafés Candela Breogán, para evitar un susto definitivo, hizo alarde de los puntales ofensivos que tantas alegrías le han dado esta temporada para cerrar el choque. Palma, sin embargo, no se arrugó por tener que disputar de nuevo un partido de cifras abultadas y fue capaz de resurgir desde sus cenizas después de que los gallegos colocaran una ventaja de 20 puntos en el luminoso. La remontada, no obstante, no pudo culminarse, gracias, en gran parte, a un Iván Cruz a un nivel excepcional en esta serie. Breogán llevaba la eliminatoria de nuevo a su territorio tras hacerse con este cuarto partido por un 90-100 final.

El quinto y último partido no estuvo, ni mucho menos, apto para cardíacos. Ambos equipos eran conscientes de que el mínimo fallo se pagaría más caro que nunca y ello se reflejó perfectamente en el choque. El partido se convirtió en una batalla defensiva en la que, pese a que ninguno de los dos mostraba un excelso juego ofensivo, nadie lograba mandar con contundencia. Ambos equipos intercambiaban las ventajas y, así, se llegaba a un último cuarto de infarto con nada decidido. En ese último cuarto, Breogán fue capaz de lograr cierta renta, pero no de mantenerla. Palma llegó a la última jugada con opciones, pero el partido se le escapó entre los dedos. Breogán, uno de los grandes favoritos al ascenso durante la totalidad de la liga regular, cerraba la serie ganando el quinto partido por un ajustadísimo 73-71.

 

 

Comentarios