Martes 30.05.2017
Planetacb

EUROLIGA

La dura decisión de Pablo Laso antes de la Final Four

Queda poco, muy poco, para que empiece una nueva Final Four, diferente a todas las vividas anteriormente por una razón especial, es la primera en que  los contendientes se habrán enfrentado todos contra todos para llegar aquí y que marca el comienzo de una nueva era en Euroliga, pero más allá de todo eso, Pablo Laso tendrá que tomar una decisión nada fácil en breve.

Foto: Virginia Pacheco / Planetacb
Foto: Virginia Pacheco / Planetacb
La dura decisión de Pablo Laso antes de la Final Four

Una plantilla de catorce jugadores es lo mínimo que uno puede tener a la hora de afrontar la dualidad de competiciones tan duras como Euroliga y ACB, las razones son muchas y variadas, desde tener que jugar en 48 horas dos choques de máximo nivel, tener un bloque en condiciones para entrenos, paliar las posibles lesiones que surjan y, en resumidas cuentas, poder manejar la mayor cantidad de variables que puedan surgir en temporadas en que un conjunto como el Real Madrid disputará unos ochenta partidos aproximadamente.

Todo eso nos lleva a otra lectura y es la parte humana en forma de jugador. Como sabemos, el número de fichas que se pueden aportar son 12 y a partir de ahí, siempre se quedan dos jugadores fuera de convocatoria, en el caso del equipo blanco, el que siempre ha ostentado esa papeleta ha sido Álex Suárez y se le ha unido una gran variedad de compañeros en este largo peregrinaje de Euroliga que solíamos conocer a los pocos minutos antes de empezar el encuentro que tocara, muy diferente a ACB dónde hay lista de altas y bajas previa o la imposibilidad de alinear a más de dos extracomunitarios.

Sin embargo, llega el momento de la Final Four y hay que presentar doce fichas, hay que descartar a uno más que acompañe a Álex Suárez en la búsqueda de la décima Copa de Europa y la decisión compete completamente a Laso mientras los demás solo podemos elucubrar y hacernos la siguiente pregunta... ¿Quién será?  

No se crean que la decisión no es excesivamente complicada, haga lo que haga Laso tendrá una sombra de duda sobre si cree que es la solución más correcta, si tiramos del playoff de cuartos, podríamos pensar que quién más papeleta tiene es Andrés Nocioni, prácticamente inédito en la serie, pero ¿Alguien puede pensar que en estos partidos ese carácter indómito del argentino y la calidad que está demostrando en sus últimos encuentros no se ha hecho acreedor a formar parte del roster?

Impensable nos hace pensar que pudiera ser Felipe Reyes, el capitán del Real Madrid, por rendimiento e historia, debería estar entre los doce elegidos, quizás lo tenga complicado para tener minutos frente a las torres turcas, pero su lucha y coraje bajo el aro, así como su carácter ganador es algo que puede venir muy bien en un ambiente tan hostil como le espera el viernes en Estambul.

Quitando pues a los dos veteranos, si miramos en el interior, no vemos a nadie que pueda ser objeto de ese corte, tanto Hunter, como Randolph o Gustavo Ayón, son partes básicas en la rotación de Laso, su juego se complementan unos con otros y han sido las claves para que el Real Madrid tenga algo que tanto añora un equipo, el equilibrio entre interior-exterior, algo parecido podemos decir de Trey Thompkins renovado para este momento y razón de mantener a alguien de su calidad jugando solo una competición, su mano de seda puede ser clave para abrir las defensas si tiene un día acertado en el tiro. 

Precisamente si echamos un ojo a ese exterior, la lista entre bases, escoltas y aleros tampoco tiene desperdicio, evidentemente estamos hablando de gente como Sergio Llull o Luka Doncic desde la posición de base absolutamente intocables, igual pasa con Jaycee Carroll o Rudy Fernández, cada uno en un papel bastante diferente este año, el primero mucho más anotador que el segundo, con un papel más oscuro pero modificando su rol anterior a algo que es básico para que el conjunto triunfe, defensa y lectura de juego.

Y finalmente nos quedan tres nombres: Jonas Maciulis, Jeffery Taylor y Dontaye Draper, la ambivalencia del lituano y su rol defensor del sueco, parece que le dan un punto por delante del jugador norteamericano que, sobre el papel y con los catorce jugadores sanos, podría hacernos pensar que su papel sería más "sustituible" que en otros casos ya que Rudy Fernández ha demostrado que puede jugar de 1 perfectamente si la situación lo requiere.

Sea como fuere, la decisión es harto complicada, el damnificado tendrá que ver la Final Four desde una privilegiada posición pero sabiendo que no podrá pisar la cancha, algo que al primero que le dolerá, después del propio jugador, será a su entrenador. 

Comentarios