Lunes 29.05.2017
Opinión
Javier Rodríguez
11:37
21/04/17

El incontestable madridismo de Sergio Llull

Imaginen una presentación de un jugador ante su nuevo club, una de las fotos más buscadas es besarse el escudo, da igual que sepamos orígenes, cómo es su entorno o realmente lo que puede sentir en su fuero interno, algo que puede ser muy dispar a ser un profesional para que alguien le pague por hacer su trabajo.

Foto: Virginia Pacheco / Planetacb
Foto: Virginia Pacheco / Planetacb
El incontestable madridismo de Sergio Llull

La frase la dio ayer uno de los amigos de Sergio Llull en el programa “Campo de Estrellas” emitido en Real Madrid Televisión, ‘si en vez de llamarle el Madrid, lo hubiera hecho el Barça, también habría ido, pero no tan contento’ y es que ayer, en la emisión de dicho documental, lo que se pudo comprobar es algo de lo que había pocas dudas pero que quedó finalmente contestado: su absoluto madridismo y amor a unos colores.

‘Un euro más no te da la felicidad’, son palabras dichas por Pablo Laso durante la emisión de dicho documental, referido a la posibilidad pausible de que Sergio Llull vaya a la NBA tras las insistentes llamadas, mensajes subliminales y enormes ofrecimientos económicos que los Houston Rockets hacen una y otra vez al menorquín según hace cada actuación con el Real Madrid, siempre subiendo sus prestaciones a cada partido que va pasando y que está dejando unos datos absolutamente para enmarcar y que nos haría muy extraño no estar hablando del MVP de la Euroliga en estos momentos.

Pase lo que pase al final, de lo que jamás se podrá dudar es del madridismo de Sergio Llull desde su infancia, con esos pósters de Alberto Herreros colgados en su habitación (en compañía de Michael Jordan), con las propias confesiones de sus amigos de toda la vida y la demostración de sus colores allá dónde ha estado, principalmente en una tierra poco propenso a ello como es Manresa y en una época que, ni por asomo, podía imaginarse que iba a acabar siendo un icono para una afición madridista que le idolatra como a pocos, tal y como describió Rafa Martínez ‘incluso en Manresa no tenía ningún problema en decir que es madridista hasta la médula’.

Sergio Llull no besó el escudo cuando renovó por el Real Madrid hace dos veranos, inclusive algunos se tomaron a cachondeo sus palabras de que “mi sueño no es llegar a la NBA, era jugar en el Real Madrid”, otros alegaron que la subida económica que le hizo el club fue decisiva, sin considerar que esos contratos nuevos en la liga americana dejan por el suelo cualquier otro que se firme en Europa, sin embargo, al día de hoy y conociendo su historia de vida, nadie podrá dudar ni un segundo del incontestable madridismo del jugador menorquín, porque, seamos sinceros, elegir un equipo es de las pocas cosas que la vida te deja elegir por naturaleza, ni el sexo, ni la nacionalidad, ni tu aspecto físico está en tus manos cuando tu vida nace aunque luego puedas cambiar todo eso, elegir tu equipo desde el comienzo sí y está claro que Llull eligió bien. 

Comentarios